Cotopaxi

Desde que llegué a Quito prácticamente todos los fines de semana he tenido algo que hacer, la gente de la empresa se ha preocupado desde el principio de llevarme a conocer la ciudad o visitar sitios interesantes. Hace unas semanas me llevaron a Lasso y desde allí pude ir a visitar el Volcán Cotopaxi.

Por primera vez salía de Quito y lo hacía a través de una de las autopistas, una cosa que me llamó la atención es que aquí las autopistas no están cercadas y que en la mediana puedes encontrarte con farolas o árboles, lo cual no deja de ser peligroso.

Autopista

Autopista

Poco tiempo después de salir paramos en una gasolinera desde donde se podía ver el sur de Quito y lo inmensa que es la ciudad.

 

 

Pocos kilómetros después ya podíamos ver lo enorme y precioso que es el Cotopaxi.

 

 

Llegamos a la casa de la jefa y enseguida empezó a llegar toda su familia, habíamos comprado cangrejos para comer pero por momentos no sabía si habrían suficientes porque no paraba de llegar gente. Nada más llegar también me avisaron que iríamos a jugar a EcuaVoley, es una modalidad nacional de Voley con unas reglas un tanto diferentes. Bueno, yo finalmente hice de árbrito porque ahí se juegan el dinero y nadie quería jugar con un novato :D.

Pero la sorpresa fue que antes de comer me fui con el jefe y su hijo a dar una vuelta y la vuelta terminó en el aparcamiento del Cotopaxi a 4.500 metros de altura. Hasta llegar allí todo fue bien, pero en cuanto empecé a andar comencé a sentirme mal, estuvimos ahí como 30 minutos y apenas andé 150 metros pero ya era suficiente para sentir malestar general.

 

Cotopaxi

 

Volvimos a casa para comer, los cangrejos estaban muy ricos pero como suele pasar con el marisco era muy difícil de sacarle la carne del caparazón y comérselos. Me gustó mucho la comida, habían también Chifles que vienen a ser como papas fritas pero en vez de ser de patata están hechas de plátano, y algunas cosas más.

Después de comer montamos la red y empezó el partido de EcuaVoley, mi misión era apuntar el marcador y cuando hubiera alguna duda de si había sido fuera o no dictar sentencia :D. Estuvo muy divertido, me lo pasé muy bien, pero en cuanto cayó el sol empezó a hacer muchísimo frío, estabamos a bastante altura y eso se nota.

EcuaVoley

 

Cuando ya se hizo de noche nos fuimos a cenar de nuevo a la casa, allí tenían preparada una especie de barbacoa donde empezaron a cocinar almejas y camarones como les llaman aquí. Todo super rico, me encantó ese día, además ya estaba todo el mundo más relajado y salió alguna buena tertulia.

 

Barbacoa

 

Es de esos días que te vas a dormir con una sonrisa de lo bien que lo has pasado :).

 

Cheli

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.