Viajes

Ana Botín en Planeta Calleja

Acabo de ver el programa de Planeta Calleja en el que entrevistan a Ana Botín en un viaje a Groenlandia con la intención de ver los efectos del cambio climático y calentamiento global y me ha llamado la atención varias cosas. La primera era de esperar y es que tiene un carácter fuerte, pero que a mi personalmente no me agrada. Por un lado está constantemente pidiendo respeto, tanto con Jesús Calleja como cuando cuenta historias de su vida como la relación con su padre, pero al mismo tiempo desde mi modo de verlo ella no respeta a sus interlocutores, parece más bien que les está ordenando que hagan lo que ella quiere en todo momento y si no lo hacen entonces sube la apuesta de la conversación.

Me imagino que es un carácter forjado al tener que estar peleando en un mundo de hombres y de poder. Lo vemos a diario en la política, se pelean todo el rato eso sí intentando poner buenas palabras aunque en el fondo se están insultando salvajemente.

Una cosa que me ha parecido súper positiva es su determinación, si quiere algo va a luchar hasta conseguirlo cueste lo que cueste, y esto a veces tiene también un coste personal muy jodido. Yo pensaba que la gente a estos niveles no eran conscientes de los problemas del mundo fuera de su área de trabajo y que en cierta manera ni se interesaban en conocerlos. Pero Ana Botín parece que si tiene consciencia del mundo y en esta entrevista al menos da a entender que está dispuesta a hacer lo posible para mejorarlo.

Esperemos que haya tomado nota de todo lo que ha aprendido en este viaje de los problemas del cambio climático y el calentamiento global y que el Banco Santander colabore en revertir los efectos que están teniendo.

La autopista AP-7 por fin gratuita

Y al final fue cierto, nadie terminaba de creérselo pero a partir del 1 de enero la autopista AP-7 pasó a ser gratuita. Nosotros estábamos volviendo de Andorra y pudimos comprobarlo. Primero porque empezamos a ver carteles como este.

Y segundo porque efectivamente pudimos pasar los peajes sin parar.

Se ha hablado mucho sobre el tema, que si no se va a poder pagar el mantenimiento y por tanto este va a empeorar, que si se va a llenar de tráfico, etc. La verdad es que el día que nosotros pasamos no había mucho más tráfico del habitual en esas fechas. Y en cuanto al mantenimiento ya se verá, pero si las autovías de Andalucía llevan manteniéndose durante tantos años en unas condiciones razonables no se porqué en este caso debería ser diferente.

Visitando la ciudad de Ibarra en Ecuador

La semana pasada estuve de nuevo en Ecuador, y desde el primer momento me sentí genial. Nada más aterrizar me fui a Ibarra con unos amigos. No había estado en Ibarra nunca y la verdad es que tampoco pude conocer demasiado la ciudad ya que al parecer lo interesante está en sus alrededores.

Cosas que echaba de menos? la comida de Ecuador, las frutas y los jugos (me encanta el jugo de guanábana), la gente, los buenos amigos. Las cosas a las que nunca me acostumbraré? lo poco respetuosos que son con las normas de tráfico, da igual que los peatones tengan preferencia en los pasos de cebra si pueden te atropellan que son 2 puntos, los gorrillas que están por todas partes, la falta de higiene en según que sitios.

Cómo decía lo más interesante del viaje a Ibarra no estaba en Ibarra, sino en algunos lugares cercanos. Decidimos visitar el lago de Yahuarcocha, el nombre significa Lago de Sangre. Lo de Yahuar me sonaba porque hay una comida que se hace con sangre que se llama yahuarlocro, es un locro o sopa con tripas y sangre.

Yahuarcocha es un lago muy bonito, para entrar con el coche necesitas pasar un peaje que creo recordar que costaba un dólar, a partir de ahí puedes circular alrededor del lago y en el camino te vas encontrando cosas.

La idea inicial era subir a los patitos, una especie de barca con pedales y después quizá ir a los karts, pero todo cambió cuando de repente vimos que volaban unos parapentes y que un poco más tarde aterrizaban a la orilla del lago, entonces les preguntamos cuanto costaba subir y que cuando se podía hacer y nos dijeron – ¡de una! ¡vamos!-, y allá que fuimos.

 

Lago YahuarcochaLago Yahuarcocha

Era una de las cosas que quería hacer desde hacía tiempo y por fin pude. Fue impresionante, me encantó y el paraje increíble. Cuando aterrizamos ya era un poco tarde así que fuimos a comer Tilapia en el propio lago, y aunque parece que no es de las más saludables por la contaminación del lago, yo la encontré rica de todas formas.

Tilapia

De ahí nos fuimos a Chachimbiro a bañarnos en las termas. Son unas piscinas de agua caliente a distinta temperatura, incluso hay unas que las llaman «polares» porque el agua está realmente fría. También es verdad que la temperatura ambiente es un poco baja y más a las horas que nosotros llegamos que era ya de noche. La pena es que ya no se podían utilizar los toboganes, sniff, la próxima vez será.

 

Fue un día espectacular, lo pasé realmente bien. A ver si repetimos la próxima vez, ¿qué destinos y parajes increíbles nos deparará Ecuador? ¿Baños?, ¿Galápagos?, ¿Mindo?, aún tengo unos cuantos en mi lista de pendientes.