Copa del Rey de Vela

Hace una semana que volví de Palma, hacía muchos años que no iba a la regata de la Copa Del Rey y este año tocaba. Ha sido una copa extraña, empezando porque el armador se puso malito y no pudo venir, lo cual nos puso muy tristes a todos, el resto lo cuento a continuación.

 

Yo decidí hacer el transporte tanto a la ida como a la vuelta. Salimos el viernes antes de la regata sobre el medio día, fue una travesía muy chula, con una ligera brisa que nos ayudó durante las primeras horas. Al atardecer estábamos ya al norte de Es Vedrá, y al anochecer paramos en Portinatx para cenar y darnos un bañito. Me gustó mucho esta travesía. A partir de aquí montamos turnos por la noche para ir de Ibiza a Palma.

Lo que no nos esperábamos es que en plena noche viéramos el incendio que se estaba originando en Andratx. Cuando salí a mi guardia sobre las 4 de la mañana se veía el resplandor rojo del incendio y por desgracia durante la semana que estuvimos allí no paramos de ver a los hidroaviones.

 

Llegamos el sábado por la mañana y del club náutico nos fuimos al hotel directamente. Al llegar tuvimos que esperar un rato a que nos dieran la habitación y como se hizo tarde de ahí nos fuimos a Palma a comer. Después tocaba un poquito de siesta y ya por la noche empezó a llegar el resto de la tripulación en avión así que quedamos para cenar en un Indú que nos gusta mucho.

 

Al día siguiente salimos a entrenar y el lunes ya empezaba la regata. Como de costumbre empezamos mal, una mala salida y un poco fríos. Pero a partir de ahí las cosas fueron bastante bien. Después de 5 días y a falta de sólo 1 íbamos los sextos en la general a sólo 2 puntos del quinto, y primeros de Corinthian (no profesionales), a bastante distancia del siguiente. Por entonces llevaban 3 días que nos querían medir y finalmente lo hicieron, en principio todo estaba bien, velas, seguridad, peso, pero nos faltaba medir los francobordos. Antes de contar lo que pasó hay que explicar los precedentes, resulta que este año corríamos en una nueva norma llamada ORC, el barco estaba medido con la anterior y según el medidor había un factor de corrección del que según él la medición del francobordo no podría dar nunca mal. El tema es que en la antigua regla el francobordo se medía con el barco cargado, con todo el equipo de seguridad, etc, y en la nueva se mide con el barco completamente vacío. Pues resulta que el factor de corrección dio mal, y nosotros no habíamos tocado nada del barco, ninguna modificación, pero no dio.

El jurado estaba dispuesto a no penalizarnos y simplemente recalcular el rating y aplicarlo de nuevo, pero un juez italiano a última hora dijo que no y nos penalizaron. Esta penalización en general es bastante injusta porque lo hacen por las pruebas ya corridas, esto es que si nos hubieran penalizado el primer día como ya pasó con otro barco sólo nos hubieran penalizado una prueba, pero ya habíamos corrido 9 y nos penalizaron por todas.

 

32 COPA DEL REY MAPFRE 2013

 

En cualquier caso me lo pasé muy bien, creo que lo hicimos muy bien con un barco muy antiguo y desfasado. Sin penalización hubiéramos quedado quintos o sextos en la general y primeros de Corinthian que yo sinceramente no creía el primer día que lo fuéramos a hacerlo tan bien.

 

El mismo día que terminamos que era sábado salimos de travesía de vuelta y de nuevo me gustó mucho, tuve la suerte de coincidir con el amanecer en mi guardia lo cual me encantó. Buena compañía, buena comida y bebida, que aunque no lo he contado el cocinero Claudio nos deleitó en las dos travesías con un muy buen menú. ¿Qué más se puede pedir?

 

IMG_5929

Cheli

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.