Mes: agosto 2011

Cala de la Granadella

El día 24 de julio estuve con el grupo de senderismo de Jávea en la Cala de la Granadella. Como llegamos 5 minutos tarde y esta gente es realmente puntual ya habían salido, menos mal que estaba Felipe, uno de los del grupo, esperando para ver si quedaba algún rezagado como nosotros. Así que no hubo más remedio que darnos un poco de caña para alcanzar a los demás.

El primer tramo era de subida hasta la casita, allí alcanzamos al resto del grupo. Luego seguimo subiendo hasta llegar a un llano que nos conduciría a un mirador.

 

 

 

 

 

Después teníamos que bajar por el borde del acantilado a través de una zona muy rocosa hasta el castillo, una pequeña torre vigía de la que todavía se conservan restos. Aquí almorzamos y luego continuamos el resto del camino.

 

 

 

 

Después de almorzar nos quedaba subir unas escaleras para luego llegar al camino de bajada. Este consistía en una cuesta de bajada tan pronunciada que castigaba mucho las piernas y los gemelos. Una vez abajo nos acercamos a la playa que a esas horas ya estaba llena de gente y nos dimos un merecido baño.

 

 

Cheli

Cova Tallada y Torre del Gerro

Ayer fuí a la Cova Tallada y Torre del Gerro con el grupo de senderismo de Jávea, habíamos quedado en el Santuari de la Mª De Déu Dels Àngels. Desde ahí tomamos el camino hacia la Cova Tallada dejando el Montgó detrás y casi de inmediato empezamos la bajada que era bastante complicada.

 

 

 

 

Una vez llegamos abajo aún teniamos que bajar un último tramo de rocas para llegar al nivel del mar y de ahí seguir unos metros hasta la entrada de la cueva.

 

 

 

 

 

Cuando llegamos no había prácticamente nadie, eramos los primeros pero a medida que iba a pasando el tiempo iba llegano más y más gente. Yo aproveché para hacer bastantes fotos, también almorzamos y el que quiso se bañó. Yo tenía muchas ganas de bañarme porque con el calor que hacía estaba sudando mucho, pero habían medusas de estas pequeñitas de color rosa y me daba un poco de miedo. Al final me pegué un chapuzón rápido y salí.

La cueva es preciosa, está llena de aberturas hacia el mar, de hecho el mar penetra dentro de la cueva dejando imágenes impresionantes.

 

 

 

 

 

 

 

Una vez descansados entramos a la Cova con linternas y allí nos explicaron que era una cantera de piedra tosca en la que utilizaban la técnica de insertar en agujeros madera para después mojarla y esta al incharse rompía la piedra. En la piedra se ve todavía las marcas de las tablas de madera.

 

 

 

Salimos de nuevo al exterior, y después de descansar 5 minutos seguimos nuestro camino hacia la Torre del Gerro.

 

 

Cuando llegamos a la base de la subida hacia la torre se veía que ese tramo iba a ser duro. Y efectivamente, entre el calor que hacía y que la subida es compilada fué el trozo más difícil.

 

 

Pero al final mereció la pena ya que se veían vistas de las calas con el agua color turquesa.

 

 

Desde aquí ya sólo nos quedaba volver al Santuari de la Mª De Déu Dels Àngels para terminar el recorrido.

 

Cheli