Subir el salario mínimo interprofesional no daña la economía

Cuando se habla sobre la subida del salario mínimo interprofesional hay básicamente dos teorías que se podrían resumir en:

  • Mantener los salarios bajos y por tanto, promover los empleos precarios porque eso permitiría subsistir a negocios con empleados poco cualificados (dígase hostelería, cuidadoras, etc) a costa de que esa gente tenga que pasarlas canutas para llegar a fin de mes.
  • Subir el salario mínimo para que esa gente viva algo mejor.

Hay muchas teorías de las ventajas y desventajas de cada aproximación, pero el centro de discusión entre las dos es el cuñadismo que dice que subir el salario mínimo destruye empleo. Para mí la pregunta más bien debería ser si subir el salario mínimo va a mejorar la vida de la gente que aspira a un trabajo donde se les va a pagar dicho salario. Si eso se resuelve favorablemente, la siguiente pregunta sería si es sostenible.

Para discutir sobre este tema cabe hacerse dos preguntas:

  • ¿Qué crees que va a hacer un empleado con salario mínimo cuando se le suba dicho salario?
  • ¿Qué crees que haría una persona con un salario bastante superior si se le aumentara su salario en la misma cuantía?

En el primer caso está claro. Una persona que recibe el salario mínimo y que, probablemente, lo necesite para pasar el mes, lo que va a hacer con toda certeza es gastar ese aumento en sus gastos corrientes: (Si no tengo casi ni para pagar el alquiler, o para comer, o para cualquier otra necesidad básica, lo gastaré en eso).

En el segundo caso, lo más probable que pase es que si esa persona tiene sus necesidades generales cubiertas y, en ese momento, no va a necesitar un gasto extraordinario (vacaciones, comprar un nuevo electrodoméstico porque se me ha estropeado el que tenía, o cualquier otra cosa que podríamos considerar un imprevisto), lo más probable es que lo ahorre.

¿Qué significa esto? Pues que si subimos el salario mínimo, vamos a mejorar la vida de mucha gente. Además, vamos a aumentar el consumo lo que, en principio, va a favorecer a la economía.

Hay un cuñadismo extremo que entonces plantea que si subir el salario mínimo es bueno, entonces por qué no subirlo en 1.000€, 2.000€ o más. Pero claro, si fuera posible subirlo a esos niveles, la regla de que ese dinero se iba a reinyectar en el consumo dejaría de funcionar porque, entonces, todos ahorraríamos.

Para poder plantearnos ese tipo de teorías en las que todos tendremos la mayoría de necesidades cubiertas sin tener que trabajar en exceso, deberíamos llegar al punto en el que los robots nos hicieran la mayoría del trabajo. En tal caso, no haría falta tener grandes salarios porque qué más da, si ya tenemos robots, a un bajo coste, que nos cubren casi todas las necesidades que tenemos. Pero bueno, quiero pensar que en esas estamos, aunque algunos prefieren que la gente viva mal a costa de vivir ellos de lujo. Obviamente esos robots nunca deberían pagar impuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.