Mi visita a correos

Tenía que ir esta tarde a correos y confiado yo, ya que pensaba que cerraban a las 20:30h, me acerco a eso de las ocho. Cuál es mi sorpresa cuando miro por la cristalera y no veo a nadie, soprendido aparco la moto y me acerco a la puerta que parecía cerrada y compruebo con alegría que tenía razón en cuanto al horario.

Abro la puerta y me dirijo al mostrador donde efectivamente ahí estaban los dependientes esperando a sus clientes.

¿No os parece extraño que un dos de septiembre no haya nadie en correos?. Le echaremos de nuevo la culpa a la crisis.

Cheli

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.