Archivo de la etiqueta: Penyal d’ Ifac

Subida nocturna al Penyal d’ Ifac

Esta noche ha sido la primera subida nocturna la Penyal d’ Ifac y la verdad es que me ha gustado mucho. Nos citaron a las 21:00 en los merenderos del parque para cenar. Una vez cenados nos enseñaron unas diapositivas donde nos contaban la historia y evolución del Penyal desde 1855. La verdad es que es impresionante lo que ha cambiado todo, sobretodo en los últimos 50 años. Al finalizar nos propusieron vivir la subida mediante una historia que nos habían contado, resulta que en los años 40 una pareja de recién casado subieron al Penyal por su luna de miel, pero como por aquel entonces el Penyal tenía dueño y este cerraba las puertas del túnel que había construido pues tuvieron que quedarse una noche de invierno atrapados allí. La propuesta consistía en intentar sentir lo mismo que sintió esa pareja 70 años atrás, aún a pesar de las diferencias sobretodo en el entorno que hay respecto a entonces.

 

Ha sido muy divertido porque en la subida hemos ido realizando varias paradas y en cada una de ellas nos proponían adivinar que vieron, tocaron, olieron, oyeron esas dos personas. La primera ha sido la de la vista, nos hemos parado en un mirador donde se divisaba todo Calpe y nos ha dicho que intentaramos imaginar como era Calpe en aquella época donde no existía ninguno de los edificios que hay actualmente, para esto ayudaba mucho las fotos que nos han enseñado en la presentación. La segunda parada creo que ha sido la del olfato, nos han pasado unas bolsitas que contenían trozos de dos plantas, había que olerlas y  intentar adivinar cuales eran. Una era el algarrobo y me ha resultado fácil reconocerla ya que de pequeño iba algunas veces con mi familia a recoger algarrobas, la otra yo pensaba que era tomillo, otros han dicho cantueso, y resulta que era una especie parecida de la que no recuerdo el nombre. La tercera parada era la del tacto, uno de los guías tenía una riñonera y en uno de los bolsillos había algo que solomente tocándolo había que adivinar que era, las únicas pistas es que era una planta, animal o cosa que pertenecía al Penyal. Esta era muy difícil, parecían hojas porque tenía como un tallo pequeño, y además era muy suave. Resulta que hay una planta de la cual no recuerdo el nombre que tiene unas hojas que son como terciopelo para que el viento no las seque y así retener mejor la humedad. La siguiente parada era la del oido, mediante un móvil han puesto el ruido que hacen varias especies de animales y  había que adivinar cuales eran. Una era una especie de foca que vivía aquí, eso me ha dejado alucionado ¿una foca en Calpe?, luego han puesto un águila y creo que el otro era un halcón.

 

Después hemos seguido subiendo hasta el túnel, ahí uno de los guías ha hecho una explicación de la historia de la Pobla d’ Ifac, yo como sigo el proyecto desde hace años ya me la conocía pero no deja de ser muy interesante.

 

Y por último hemos cruzado el túnel. Aquí nos han contado un poco la historia del mismo, como lo mandó construir el señor Paris que era el dueño por aquel entonces, las escentricidades de este hombre y también un poco de lo que tuvieron que ver la pareja la noche que se quedaron atrapados en ese lado.

 

Al bajar y atravesar el túnel de nuevo nos hemos dado cuenta que estaba repleto de un tipo de arañas que formaban como un tapizado en la pared. Como curiosidad nos han comentado que no son arañas porque tienen una pata menos.

La bajada ha estado bien porque mientras íbamos hablando con uno de los guías y comentando cosas como porqué hay tantas gaviotas.

No se lo que sintió esa pareja cuando se quedó atrapada en el Penyal, pero si se lo que sentí yo el año pasado cuando subí por la noche con la mejor compañía posible. Fué el momento más maravilloso que he vivido jamás.

Cheli